FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditTechnoratiLinkedinRSS Feed

Historias de una vida cualquiera

Detalles

Habiamos decidido que era momento conocernos, llegue tarde a propósito haciéndola esperar junto la estatua mientras controlaba sus movimientos y reacciones. Pasaban 7 minutos y me presente. Tras unos besos caminamos hasta una cafetería que habia proxima y entramos. Era dia de semana y apenas tenian algunas mesas ocupadas llegando hasta el final para estar con mas intimidad y comodos. Su cara redondeada con alguna peca y aquella mueca que se hundia cuando sonreía era lo mas destacable junto a sus grandes ojos marrones como su larga melena atada en cola de caballo. Sus manos al principio flanqueaban su cuerpo para luego estar posadas en la mesa cuando gano suficiente confianza y asi siguio la conversación hasta el punto que hablamos de parejas. Se puso muy nerviosa. Casi tartamudeaba, o bien era virgen, o muy estrecha, quizas ambas... Pero era cuestion de ponerla en aprieto y deleitarme. El mejor momento llego cuando las preguntas se tornaron mas intimas, se ruborizo. No pudo evitar sonrojarse las mejillas, sabiendo que la estaba desnudando con la mirada a la vez que estaba calentandola con las palabras estaba pronunciando. Era momento de mas. Solto su melena intentando esconder su inseguridad. "Vamos no me dirás que llevas bragas". Una chica como ella deberia llevar tanga. Que mas dara eso. Pero la intimidaba. No pudo resistir y acabo entrando al juego. La camisa casi venia abrochada hasta arriba y aquellos pequeños pero apetitosos pechos empezaba a desearlos. El atrevimiento se fue haciendo mas latente hasta acabar en el baño de mujeres. Cerro la puerta con el pestillo y espero. Alli comenzo su sumision. "Desnudate". Sin rechistar separo el boton del vaquero y bajo la cremallera mostrando tras la tela una prenda de color rojo muy intenso que termino de perfilar el mastil de mi virilidad. "Bajatelos". Me miro y se sonrojo mucho mas que cualquier momento anterior al resonar la voz firme y decidida con la que me habia expresado, bajandoselos para mi gusto. Premio. Bragas. Ella lo sabia y aun asi decidio seguir con el juego hasta acabar en el baño. Me acerque con el rostro hasta cercar uno de sus oidos y sin tocarle con mis manos le termine susurrando sonoras palabras que acabaron marcando un ritmo cardiaco mas acelerado. Tocando su cuerpo antes de pronunciar las dos ultimas palabras, estimulando su sexo. Se calento sin mayor estimulacion. Notaba mis dedos humedos, mojandose al apartar la ropa interior para ir directamente a su sexo. Estaba muy excitada. Dispuesta. Era ocasion de probarla. Baje la cremallera y pose sus manos sobre el miembro. "Arrodillate". Mientras recogia su cabello con una mano contemplando su inexperiencia pero sabiendo que era lo que se esperaba de ella. Abrio la boca y engullo. Sometida. Esa era la única que actitud que me importaba pese a no saber hacer una buena práctica oral. Eso si. Comprobo cuanto de largo cabria en su boca y hasta donde. Apenas opuso resistencia aunque no pudo contener las arcadas de neofita. Se levanto para que prosiguiera con mi manoseo. Baje un poco mas el pantalon y bajo su atenta mirada con la mia, ¡PLAS!, azote su nalga. "Eso por mentirme". ¡PLAS! "Ahora tendre que comprarte una tanga a mi gusto". Mas se mojaba cuanto mas hablaba de cosas provocativas. "Mira al espejo". Desabrochando dos botones de su camisa dejando el sujetador a juego tambien visible. No era dificil saber que apenas estimulara unos movimientos mas sobre su clitoris acabaria corriendose y esa no era la intención. "Sube el pantalón. Nos vamos de compras". Salia del baño mientras acomodaba el falo dentro de la cremallera.

Comentarios   

 
DaBotz
+1 #1 DaBotz 02-07-2015 12:11
Divide en párrafos, hombre.

Los muros de texto me matan, en el ordenadór.

No es como si tuviéramos que ahorrar papel.
 

No tienes permiso para publicar comentarios

   

Mensajes Del Foro  

   
© GaliciaBDSM